domingo, 11 de marzo de 2012

Honoré Daumier con énfasis como pintor.-El Levantamiento--El Estudio-Realismo

 



Decanato de Estudios de Postgrado e Investigaciones.

Diplomado Avanzado en Historia del Arte Occidental.

Neoclasicismo, Romanticismo, Realismo,

Academicismo y Naturalismo.

Profesor: Luís Castro





Honoré Daumier

con énfasis como pintor.

-El Levantamiento-

-El Estudio-

Realismo

(Ensayo)





Autor: Juan Lorenzo Hernández.

Caracas, marzo de 2008





Introducción

“Honoré Daumier con Énfasis como Pintor”, que es el título de este ensayo no es más que un recurso de mi creación para hacer menos tedioso el tema. Para hacerlo menos trajinado, digamos.

Daumier es uno de esos incansables de altísima productividad, existe una página en la WEB que tiene catalogados más de 4000 litografías. Sin embargo, como pintor hay realmente poco. Su pintura, aunque ya descargada de la mordacidad cáustica propia de sus caricaturas sobre la burguesía y los políticos, no deja de tener ascendencia social y reflejar simpatía por la clase trabajadora. Podríamos atrevernos a señalar que muy en general trata de crear un sensible retrato de improvisación, alejamiento y retiro, en el cual los protagonistas son representados con poca luminosidad absortos en sus pensamientos.

Su vigencia es total. El hombre que asume su responsabilidad con la sociedad, quedará para la historia. Su crítica social más que mordaz es severa. Su costo fue la cárcel y hasta la ruina económica. Su reconocimiento y solidaridad cierto, sus amigos no lo desampararon aun en las peores situaciones.

Hoy más que nunca en un ambiente local en el cual el totalitarismo tiende a imponerse en su faceta militarista, indica que muchos Daumier harán falta.

Pero, más allá que un ensayo sobre determinado periodo histórico en la historia del arte, o aun de un reconocido autor, debo hacer constar el esfuerzo de un didacta por hacer que sus alumnos se aproximen al descubrimiento de los productos de una de las etapas que en general resultan menos atractivas en nuestros años. De allí que no hay que olvidar el reconocimiento a la lucha contra la adversidad, a la disciplina, a la constancia y a la excelencia. ¡Al Maestro con cariño!

Nota bibliográfica

Honoré Daumier, (Marsella, 26 de febrero de 1808- Valmondois (Francia), 10 de febrero de 1879).









Siendo niño debió trasladarse a París junto con su familia. En París, muy

joven trabajó como escribiente en un tribunal de justicia, luego como ayudante en una librería, después se dedicó a estudiar pintura y dibujo. De este modo dio inicio a su carrera de artista realizando trabajos en xilografía y de ilustración de anuncios publicitarios en los que se nota el influjo de Charlet .

Entre 1828 y 1832 trabajó para el diario ''La Silueteé’’, ''La Caricature'' y ''Le Charivari'', publicaciones humorístico-político dirigidas por Charles Philipon , personaje particularmente crítico al gobierno de Luís Felipe I de Orleans, teniendo compañeros destacadísimos en el mundo de la caricatura. Daumier precisamente por haber realizado una caricatura en la cual ese monarca aparecía retratado como ''Gargantúa y Pantagruel'' el glotón personaje de François Rabelais , fue condenado a seis meses de prisión.

En 1835 debido a la instalación de la censura en Francia, Daumier evitó la caricatura política directa y en su lugar se dedicó a ridiculizar las convenciones y costumbres entonces imperantes.

Al ser despedido de Le Charivari por ser sus dibujos son demasiado subversivos, decide dedicarse únicamente a la pintura.

En 1848 se apasionó por esa técnica, teniendo entonces un estilo muy influido por Eugène Delacroix , Camille Corot , Jean-François Millet , Théodore Rousseau y -en sus últimas obras- por Jean Honoré Fragonard ''Estudio del pintor'') y los impresionistas (por ejemplo: ''La lavandera '').















A medida que fue perdiendo vista, tuvo que dejar la litografía y centrarse en la pintura, que abordaba con una técnica directa y apenas retocada.

En sus pinturas no hay ironía, sino un cierto grado de romanticismo. Daumier era uno de los pocos artistas románticos como pintor. Durante toda su vida, el público se mostró indiferente por su trabajo pictórico. Había expuesto en los Salones de París de los años 1849, 1851, 1861 y 1869, pero solamente realizó una exposición individual. Fue cuando algunos amigos, para animarlo, organizaron una en París un año antes de su muerte, en la cual se expusieron 97 cuadros. Sin embargo, Charles Baudelaire decía que en aquella época, únicamente había en París dos personas que dibujasen tan perfectamente como Delacroix. Una era Daumier, la otra, Ingres . Para él Daumier, era "Uno de los hombres más importantes del arte moderno".

Su pintura es menos conocida que sus litografías, aun cuando no hay que dejar de anotar que también hizo escultura, probablemente con el fin de estudiar las figuras para su grabados y se caracteriza por un patetismo logrado con masas oscuras y contrastes de colores fríos y cálidos, es así que si en sus últimos tiempos Daumier recibió influjos de los impresionistas, él previamente había ya influido en ellos, pero no queda en esto la gravitación de Daumier, también ha influido sobre los expresionistas, por ejemplo en Emil Hansen Nolde , Ernst Barlach y James Ensor .

















Aunque existiendo contradicciones entre las fuentes, debemos indicar que por iniciativa de su amigo el escultor Geoffroy Dechaume quien conocía la grave situación económica por la cual pasaban Daumier y su esposa propone y logra que Corot compre secretamente una casa y le escribiera: "Viejo camarada, tengo una casita que no utilizo en Valmondois. Pienso poder ofrecérsela a usted, y como que creo que es una buena idea, ya la he inscrito a su nombre en el notario". Este gesto le proporcionó al artista algunos años de serenidad y tranquilidad. Honoré Daumier murió en Valmondois en 1879. Un año después, por concesión del Estado, fue exhumado del cementerio de Valmondois y trasladado al cementerio de Père Lachaise de París, al lado de su amigo Corot.





Crítica











Caracterizado por un patetismo logrado con masas oscuras y contrastes de colores fríos y cálidos, y seguramente por los influjos de los impresionistas, para nada refleja la constante de la ironía siempre presente en la caricatura en todo caso su pintura presenta un cierto grado de romanticismo. Tanto es así que se afirma que Daumier era uno de los pocos artistas románticos como pintor. Hoy día la crítica de manera casi unánime lo clasifica como uno de los destacados integrantes de la etapa histórica artística conocida como Realismo Social Francés. Destaca este a su vez con la exaltación del trabajo. En el realismo francés existe un marcado aspecto social. Es así, como hace especial énfasis en destacar trabajadores que se transforman en protagonistas de su propia denuncia social con la consecuencia de una fuerza plástica capaz de actuar como detonante de eventos sociales. Definitivamente su acabado insiste en destacar la mancha.

Quiere exaltar lo sensible no lo racional sino que medie lo circunstancial, lo asimétrico, lo sensible.

La crítica social es grande como fenómeno y poco importa la definición de la figura.







Crítica





































Conocido por sus toques satíricos en la interpretación de la vida contemporánea, Honoré Daumier cambio de dirección temporalmente después de ver una exposición de pinturas del artista Jean-Honoré Fragonard recientemente adquirida en el en el Museo de Louvre en 1896. Quedando fragonard como un hito en su conceptualización



Impactado por la fuerza expresiva de las rápidas pinceladas de Fragonard, Daumier quiso hacer un homenaje a su predecesor en una serie de pinturas que incluyeron al que hoy comentamos. Daumier, quien casi nunca retrataba lindas mujeres como objeto de atracción, sucumbió ante la sensualidad y dibujó a la modelo con un peinado hacia arriba y casualmente caído hasta los hombros tal y como acostumbraba Fragonard. En el mismo sentido emula la manera de delinear la tela, haciendo revelar en el vestido la caída luminiscente y en cascada de su blusa en la falda.

Así mismo, mediante toques en pinceladas gestuales y brillantes que se observan sobre la manga del hombre, en el modelo del peinado y en la piel, así como el contraste con su tan bien iluminado vestido, las pinturas obscuras de la paleta se hacen más presentes y largamente apagadas siendo esta pincelada que caracteriza entre otros factores la usualmente empleada por Daumier. Podemos también señalar que el artista presiente sobre su caballete y en el fondo reensambla también sus frecuentes descripciones de pintores y conocedores profundamente aislados por su compromiso con la obra de arte.

Ilustraciones













Bibliografía:



Getty Provenance Index Databases [online]. Los Angeles, CA: J. Paul Getty Trust, 1999. http://piweb.getty.edu (27 June 2003). Intervenida en 23 de febrero de 2008.



Finocchio, Ross. "Nineteenth-Century French Realism". In Timeline of Art History. New York: The Metropolitan Museum of Art, 2000–. http://www.metmuseum.org/toah/hd/rlsm/hd_rlsm.htm (October 2004)



The State Hermitage Museum http://www.hermitagemuseum.org/fcgin/db2www/quickSearchDL.mac/DLgallery?selLang=English&tmCond=daumier&START_ROW_NUM_DL=5&x=14&y=17 (Intervenida en 2. 2. 2008)



The Art Institute of Chicago. http://www.artic.edu/aic/ (Intervenida el 10. 2. 2008)



The National Gallery Of Canada. http://www. gallery.ca/english/index.html (intervenida el 10. 2. 2008)



Musée d'Orsay. http://www.musee-orsay.fr/es/info/. (intervenida el 10. 2. 2008)



Arte historia. http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/1959.htm (intervenida el 10. 2. 2008)



Detalles de una obra de Fragonard (Influencia en Daumier)





• Destaca la iluminación de la cara en

El protagonista de “El Levantamiento”



• Semejanza con el vestido de la obra “El Estudio”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario